El cerro Monserrate siempre ha sido uno de los primeros lugares para visitar en Bogotá. Es una parada muy frecuente entre nuestros huéspedes, por lo tanto es necesario descubrir qué cautiva, tanto a viajeros como a citadinos, de este lugar.

Monserrate ofrece muchos aspectos que lo vuelve interesante para cualquier tipo de visitante.

El principal es su espiritualidad, construido como templo e iglesia reúne a miles de creyentes cada domingo, sus alrededores llenos de naturaleza crean el perfecto ambiente para un momento de tranquilidad y reflexión.

Por otro lado, el ascenso al lugar puede ser una perfecta actividad física, un camino de piedra que atraviesa tiendas artesanales es la forma de llegada para los visitantes más activos.

Sin embargo, están disponibles otros medios de transporte más prácticos como el funicular, un ferrocarril que atraviesa túneles de roca y da una agradable vista de la ciudad mientras se sube la colina del cerro. Otra opción es el teleférico, cabinas elevadas convierten el recorrido de 30 minutos a pie en unos 10 minutos acompañados de una panorámica del centro de la ciudad bogotana.

La comida también forma parte de este recorrido tradicional. En el camino se encuentran snacks como bocadillos veleños para recuperar la energía o bebidas calientes como el canelazo. Ya en la cima están los platos fuertes de la comida cachaca como el ajiaco o changua.

Monserrate se ha mantenido como centro turístico de Bogotá por su belleza natural pero también por su renovación constante. Te invitamos a seguir las recomendaciones de nuestros huéspedes y de todo el mundo, convertirte en otro satisfecho visitante del cerro Monserrate.

 

 

*Foto principal:  	 Monserrate. Pedro Felipe - CC-BY-SA-4.0, vía Wikimedia Commons